El Poder del Metabolismo - Sobrepeso y Obesidad

Secciones

Capitulo: Un Problema Gigante

Sobrepeso y Obesidad - Epidemias

El sobrepeso y la obesidad han crecido a proporciones epidémicas.  Por lo menos así lo considera el Departamento de Salud del gobierno de los Estados Unidos.

Se calcula que un 65.2% de la población está sobrepeso y que un 24.7% (1 de cada 4 personas) está ya en obesidad. El término “obesidad” no quiere decir lo mismo que “sobrepeso”.  “Obesidad” quiere decir estar por lo menos 20% más arriba del peso normal para nuestra estatura.  Todas las personas obesas están sobrepeso, pero no todos los que están sobrepeso están obesos.

Lo cierto es que estos números estadísticos sobre la población vienen empeorando cada vez más. Por ejemplo, vea esta gráfica:

Inclusive, la obesidad infantil ha tenido un aumento constante desde hace décadas y lo mismo ha pasado con la diabetes infantil. Se ha demostrado que existe una relación directa entre el sobrepeso y la diabetes.  Se calcula que más del 85% de los diabéticos están sobrepeso. Cualquier diabético que logre adelgazar experimentará una mejoría sustancial en su condición de diabetes.

La Asociación Americana del Cáncer ha publicado estudios que demuestran una incidencia de cáncer muchísimo más alta en las personas que están sobrepeso.  Por mencionar algunos ejemplos, las mujeres sobrepeso experimentan un 112% de incidencia mayor de cáncer en los senos. Los hombres con sobrepeso experimentan un 352% más de incidencia de cáncer del hígado. (fuente: NAASO, The Obesity Society, Study on Obesity)  O sea, estar sobrepeso es un verdadero riesgo a la salud. 

En resumen, podríamos decir sin temor a equivocarnos que se está perdiendo la batalla contra la obesidad a nivel nacional.  Cada vez hay más gente obesa.  Como la obesidad está relacionada a las condiciones de alta presión arterial, altos triglicéridos, alto colesterol y diabetes, las estadísticas también reflejan aumentos anuales en estas condiciones.  Las ventas de medicamentos para estas condiciones son un buen indicador de la magnitud del problema. En los últimos 10 años, las compañías farmacéuticas han roto su propio récord de ventas de los medicamentos asociados a estas condiciones. Es una pena decirlo, pero la gente obesa y enferma es un buen negocio para las farmacéuticas.

Todo esto está pasando mientras nuestras tiendas de comidas están cada vez más repletas de alimentos “sugar free” (libres de azúcar), “fat free” (libres de grasa), “low fat” (bajos en grasas) y “low calorie” (bajos en calorías).  Un dato curioso es que los estudios estadísticos del gobierno
federal como el NHANES (National Health and Nutrition Examination Survey) reflejan que actualmente consumimos como un 19% menos de grasa que hace 40 años y sin embargo estamos un 47% más sobrepeso que en esa época.

Cuando entienda usted la forma en que el cuerpo crea la grasa se dará cuenta de que nuestra población no está más sobrepeso que antes debido a que comamos más grasa que antes.  Hay otras razones que están aumentando la proporción de grasa en nuestros cuerpos y se discutirán bajo el tema de “Cómo se crea la grasa en el cuerpo”.  Son datos que todo el que quiera evitar o vencer el sobrepeso y la obesidad debe saber.     

Por último, debemos ver que el futuro de nuestra juventud es cada vez más incierto debido a la epidemia de sobrepeso y obesidad. Ya hay cientos de miles de niños y niñas que necesitan usar medicamentos recetados para controlar su alta presión y sus altos niveles de colesterol. Estamos criando una nueva generación de cuerpos débiles, grasosos y flácidos que sólo tiene energía para jugar los juegos electrónicos.  Les estamos dando un malísimo ejemplo de lo que deberían aprender sobre la alimentación y el cuidado de sus cuerpos. Hasta la alimentación en los comedores escolares es desastrosa con porciones de pizza, “hot dogs” y otras comidas que más que alimentos podrían llamarse “desalimentos”.

Se habla de que la obesidad tiene un cierto factor hereditario.  Estoy de acuerdo, en cierta medida.  Concuerdo en que existe un fuerte factor hereditario, pero este factor hereditario no tiene nada que ver con nuestros genes o cromosomas.  Sino con el hecho de que los malos hábitos se heredan de los padres a los hijos. Una familia con malos hábitos engendra y cría hijos con malos hábitos.  Todos los cientos de niños sobrepeso con los que he trabajado vivían en hogares donde la alimentación y el estilo de vida poco saludable eran causas obvias de la obesidad del niño.

Es evidente que ninguno de nosotros tiene el poder para cambiar la totalidad de la sociedad.  No obstante, cada uno de nosotros sí tiene el poder de mejorar el conocimiento y la responsabilidad con la que se alimentan nuestros seres queridos. Si cada uno se hace responsable de mejorar a su propia familia cercana y si todo el mundo hiciera lo mismo, en muy poco tiempo habríamos mejorado a toda la sociedad. Lo que es cierto es que si no hacemos nada al respecto, ni siquiera con nuestros seres queridos, habremos sido cómplices de la creación de estados de salud deficientes para nuestros seres queridos y sus futuras generaciones.