El Poder del Metabolismo - Contradicciones

Secciones

Capitulo: Un Problema Gigante

Contradicciones

Hay temas que son controversiales por naturaleza. Temas como la política o la religión. Pero el tema de las dietas, además de ser controversial, está lleno de contradicciones. Las contradicciones entre las distintas dietas van desde comer mucha grasa, mucha proteína y casi ninguna cantidad de carbohidratos (dieta del Dr. Atkins) hasta la recomendación exactamente contraria de comer ninguna grasa, ninguna o poquísima proteína y montones de carbohidratos (dieta Pritikin). Son contradicciones entre si. Como resultado de esto el público generalmente está en confusión con el tema de las dietas.

La realidad es que cuando una persona va a una librería con la idea de buscar un libro que le recomiende qué tipo de dieta debe hacer puede quedar en total confusión al encontrarse con una variedad interminable de distintas dietas. Cada una de ellas se recomienda como “la mejor dieta”.  Muchos de los libros son escritos por personas con diplomas en medicina, nutrición, física o química. Todos recomiendan algún tipo de dieta que habrá de solucionarlo todo para la persona que desea bajar de peso. Son enfoques tan variados como control de calorías, reducción de grasas, vegetarianismo, dietas de jugos de frutas, dietas de eliminar los lácteos o el trigo, dietas de consumir sólo productos en su estado natural y dietas de otros mil tipos más. En fin, confusión.

Luego están las dietas de moda: “Atkins diet”, “Scarsdale diet”, “Pritikin diet”, “South Beach diet”, “Sugar Busters diet”, “Caveman diet” y la lista sigue, y se hace interminable.   

 

En mi búsqueda para encontrar cuál dieta funcionaba mejor para yo adelgazar pienso que las probé prácticamente todas. Encontré que la dieta que mejor me hacía bajar de peso era la dieta del Doctor Atkins que es una dieta baja en carbohidratos. Pero, noté que esa dieta también me producía una debilidad horrible.  Inclusive me enfermé. Finalmente llegué a la conclusión de que es una dieta extrema que no se puede utilizar como “estilo de vida” porque es demasiado limitada en selección de alimentos y utiliza demasiadas carnes rojas y tocineta que no necesariamente son el mejor tipo de alimento para el cuerpo.

 

Buscando y buscando alternativas me interesé en observar que la gente del mar mediterráneo tiene las estadísticas más bajas de obesidad y de problemas del corazón.  Eso me dejó saber que debería observar el tipo de alimento que comen en el área del mediterráneo. Observé también que la dieta del mar mediterráneo permite comer de todo pero sin abusar de los carbohidratos refinados como el pan, el arroz y el azúcar.  En el mediterráneo se come mucho pescado y mariscos, mucha ensalada y un pan muy duro que contiene mucha fibra. Allá se toma vino, se come queso a diario y se utilizan jamones como el “prosciutto” que es como un tipo de jamón “serrano”.  En esa área la gente no utiliza grandes cantidades de azúcar.  En esos países disfrutan de la mantequilla y prácticamente todo lo cocinan con aceite de oliva.  Pensé que podía aprender de ellos.

Estuve experimentando con distintas proporciones de alimentos y encontré que si reducía los carbohidratos refinados (pan, harina, arroz, papa, dulces, azúcar, etc.) podía adelgazar sin la necesidad de eliminar totalmente los carbohidratos. Me di cuenta de que era más bien una cuestión de la CALIDAD de los carbohidratos que de la cantidad de los carbohidratos. Observé que si reducía los aceites industriales como maíz y vegetal y los substituía con aceite de oliva podía adelgazar. El uso de los vegetales y las ensaladas se convirtió también en una ayuda. Encontré que un régimen moderado de reducción de carbohidratos refinados acompañado de buenas proteínas (pollo, pavo, pescado, mariscos) y mucha agua producía una sensación de bienestar notable.

Después, cuando creé Natural Slim™, apliqué estos conocimientos y empecé a ver resultados impresionantes en las personas que se alimentaban de esta forma.  Persona tras persona la grasa se estaba yendo del cuerpo y la persona se sentía siempre con mucha energía y sin experimentar hambre ni ansiedad.

Así que el concepto básico de una dieta mediterránea fue lo que me funcionó con miles y miles de personas. Buenas proteínas (carnes, pescado, mariscos, proteína de whey†), vegetales, ensaladas, queso, huevos y poco pan, poca harina, poco arroz, pocos almidones (papa, yuca, yautía, etc.) y poca azúcar.  Descubrí que no tenemos que “prohibirnos” nada.  Es cuestión de evitar o reducir aquellos alimentos que reducen el metabolismo y que más nos hacen engordar: los carbohidratos refinados.

____________________________________

1 El “mediterráneo” se refiere al área donde está el “mar mediterráneo” donde se localizan los países como Italia, Grecia, Israel y Egipto.