El Poder del Metabolismo - La Mente

Secciones

Capitulo: Hora de Recuperar

La Mente

Todo éxito o fracaso surge siempre de una acción y, todas las acciones siempre surgen de una decisión. En cualquier proyecto que emprendamos lo más importante es tener la DECISIÓN.

Muchas de las personas que han experimentado un metabolismo lento han tratado en muchísimas ocasiones de adelgazar sólo para encontrarse fracasados al poco tiempo de empezar. Lo que mantiene a una persona entusiasmada en lograr su meta son los RESULTADOS. Si una persona intenta lograr adelgazar y no lo logra habrá acumulado una nueva experiencia de fracaso. Muchas experiencias corridas de fracasos llevan a una persona a un estado emocional de apatía (pensamiento de “ningún esfuerzo vale la pena”). Del estado de apatía nacen las frases de justificación de algunas personas que ya están cansadas de fracasar. Son frases como “soy una gordita feliz” o “yo soy así y siempre seré así”.

El primer factor a considerar es el factor del problema mismo del “metabolismo lento”. La lógica dicta que alguien que no sabe de matemáticas jamás podrá resolver una ecuación de álgebra. De la misma forma, alguien que no sabe nada o muy poco sobre las causas y las posibles soluciones a un problema de metabolismo lento habrá de fracasar en cualquier intento que haga. ¡Es que nunca se puede resolver un problema que no se entiende! Por lo tanto, el primer paso lógico para resolver cualquier problema es entenderlo. Si no se entienden los factores que crean un “metabolismo lento” tampoco se podrán resolver porque estaríamos “trabajando a ciegas” con el problema. La solución es aumentar nuestro CONOCIMIENTO acerca del problema para poderlo resolver.

Entonces, si usted es de los que ha tratado las “mil y una dietas”, pastillas milagrosas, membrecías en gimnasios, pasar hambre, contar calorías, acupuntura, mesoterapia o cualquier otra modalidad debe darse cuenta de que no tenía el CONOCIMIENTO para lograrlo y por eso fracasó. No es que usted tenga “poca fuerza de voluntad” o que le falte disciplina. Cualquier persona que haga muchísimo esfuerzo y sacrificio para bajar de peso y no vea los resultados se dará por vencida después de algún tiempo de intentarlo. Si no lo hiciera no pertenecería a la raza humana. Todo esfuerzo merece una recompensa. Si se hace el esfuerzo y la recompensa nunca llega es obvio que no podemos continuar.

La diferencia entre el éxito y el fracaso siempre lo es el CONOCIMIENTO de los obstáculos y de las soluciones. Hemos estado discutiendo los distintos factores que causan un metabolismo lento y usted ya los conoce. En este punto  debe haber localizado cuáles son los que le aplican directamente y tendrá algún plan para manejarlos. Ahora usted también tiene el CONOCIMIENTO y por lo tanto lo puede lograr.

Es la mente la que controla al cuerpo. Nunca es el cuerpo el que controla a la mente. Su habilidad de utilizar su mente para tomar las decisiones correctas es su habilidad más valiosa.

Hay un ejercicio mental que le ayudará a tomar la decisión correcta y enfocarse en su nueva meta de subir el metabolismo, lograr adelgazar y luego mantenerse en un nivel de peso adecuado por el resto de sus días.

 

El ejercicio lo puede hacer utilizando un papel para escribir primero una lista de TODOS los intentos que recuerde haber hecho durante su vida para adelgazar o poner su cuerpo en forma. Esta lista, en algunos casos, puede ser bastante larga y se vería algo así:

 

INTENTOS DE ADELGAZAR O PONERME EN FORMA

Dieta Atkins®
Dieta de calorías
Dieta vegetariana
Nutricionista
La dieta de la azafata
La dieta de la sopa
Herbalife®
Jenny Craig®
Doctor’s Weight Loss®
Médico bariatra
Weight Watchers®
Fataché®

Acupuntura
Doctor naturista
La dieta de la luna
Máquina de trotar
Hipnosis para adelgazar
Membrecía en gimnasio
Dieta de la toronja
Dieta de alimentos vivos
Gotitas homeopáticas
Adipex®
Caminar en el parque
Batidas Slim Fast®

 

Hacer la lista tratando de recordar TODO lo que ha intentado para adelgazar o ponerse en forma le ayudará a analizar los esfuerzos hechos. Algunas de las cosas que usted puede haber hecho seguramente le parecerán hoy como verdaderas esperanzas mal fundadas.

Ahora viene la parte más importante y poderosa del ejercicio mental. Localice en su mente y escriba en el papel cual era su PROPÓSITO BÁSICO detrás de todos estos esfuerzos. O sea, qué era lo que usted quería lograr. Qué era lo que le movió a gastarse sabe Dios cuánto dinero y esfuerzo en todos estos intentos fallidos.

El PROPÓSITO BÁSICO es algo muy personal y único suyo. Todos somos distintos y todos tenemos PROPÓSITOS BÁSICOS distintos. Por ejemplo, el PROPÓSITO BÁSICO para una persona puede ser “rebajar de peso para verme bien”, para otro “sentirme bien de salud”, para otro “poder usar la ropa que tengo colgada en el ropero” y para otros cosas como “lucir tan bella como cuando me casé”. En fin, sea lo que sea que haya sido su PROPÓSITO BÁSICO lo importante es que usted lo localice y lo escriba en la hoja de papel. El único propósito que interesa es el suyo. Su PROPÓSITO BÁSICO.

Una vez que haya localizado su verdadero PROPÓSITO BÁSICO, lo haya escrito y esté  convencido(a) de que ese realmente era el propósito que le movía, ahora viene la pregunta IMPORTANTE que usted mismo(a) se debe hacer:

Ese propósito básico mío, ¿todavía es algo que yo quisiera tener? 

Si la contestación a esta pregunta es SÍ habremos rehabilitado su PROPÓSITO BÁSICO y ahora sí que usted lo podrá lograr. La mente lo controla todo. Al localizar su propósito básico y decidir que todavía es algo que realmente le interesa lograr habrá ocurrido un fenómeno importante: su propósito básico habrá quedado rehabilitado.

Si la contestación a la pregunta es NO tendría que dedicarle un rato a encontrar cuál es su propio PROPÓSITO BÁSICO personal en cuanto a este tema del metabolismo y de adelgazar. Por ejemplo, un propósito como “bajar de peso para complacer a mi marido” no es su propio propósito, es el de su marido. Si lo intenta con un propósito ajeno como este fracasará de seguro. ¡Si no encuentra un PROPÓSITO BÁSICO bien claro, que sea su propio propósito, ni lo intente! Sin un propósito bien claro en su mente es seguro que fracasará nuevamente.
En la vida, para tener éxito en cualquier tema, debemos tener propósitos claros para nuestras acciones. Esta es la razón por la cual un hijo que estudia alguna profesión para “complacer a mamᔠgeneralmente se gradúa con muy buenas notas y termina trabajando en cualquier cosa menos en lo que estudió. Su propósito al estudiar no era su propio propósito, era el propósito de mamá. Este dato es tan básico que aplica a todo lo que hagamos en la vida incluyendo el adelgazar. 

No hay NADA más poderoso que la mente. Si usted decide que puede, usted puede. Si decide que lo va a “tratar” usted ya fracasó. La fuerza de su intención y el localizar claramente su propio propósito hace la diferencia.

Tome en consideración que en el camino hacia la meta usted habrá de confrontar momentos de dificultad. Sólo su perseverancia le hará triunfar. Realmente “querer es poder” pero el “querer” no puede ser una decisión sin fuerza. Tiene que ser una decisión firme y final de que se va a lograr.