Español

HABLAR CON UN CONSULTOR DE METABOLISMO 1-888-348-7352. ENVÍO GRATIS EN CUALQUIER ORDEN

El Poder del Metabolismo - Metabolismo Lento

Secciones

Capitulo: Un Problema Gigante

El Famoso "Metabolismo Lento"

Las estadísticas no mienten. La gran mayoría de la población está sobrepeso y una de cada cuatro personas ya está en una condición de obesidad. El mayor problema es que la tendencia es clara: la situación continúa empeorando año tras año.

Se calcula que en cualquier momento del año más del 30% de la población está haciendo algún tipo de dieta, ejercicio o esfuerzo por bajar o controlar su peso. Sin embargo, estamos perdiendo la batalla; cada vez estamos más gordos y más débiles.

Muchas de las personas que han tratado varias de las distintas dietas de moda ya se dieron por vencidas porque observaron que hacen el esfuerzo y ven muy pobres resultados.  Otros se deprimen al ver cómo algún familiar o conocido que es flaco come de todo lo que ellos no pueden comer y sin embargo sigue siendo un flaco esquelético, aunque coma dulces, chocolates y mantecado todos los días.

Es algo ilógico porque por alguna misteriosa razón algunos de nosotros engordamos “hasta de mirar la comida”. A este fenómeno se le ha llamado el “metabolismo lento”.  El término “metabolismo lento” se ha popularizado a tal nivel que cualquier persona que observe que engorda con mucha facilidad o que tiene gran dificultad para bajar de peso lo usa para describir su condición aunque no pueda explicarse lo que la palabra “metabolismo” quiere decir.  Para la población “metabolismo lento” quiere decir “como poco y engordo mucho”.

 

Si miramos las estadísticas nacionales de sobrepeso y obesidad tenemos que concluir que se hace obvio que el número de personas que experimentan el famoso “metabolismo lento” tiene que estar aumentando.  Faltaría ahora entender cuáles son los factores que reducen el metabolismo para convertirlo en un “metabolismo lento”.  Si conociéramos los factores que reducen el metabolismo hasta convertirlo en un “metabolismo lento” entonces pudiéramos no sólo evitar el “metabolismo lento” sino también recuperar el metabolismo para llevarlo a un punto óptimo de salud y energía.

 

Esto me hace recordar que hace poco hablaba con una joven muy bonita de cara que sujetaba en sus brazos a un hermoso bebé.  La joven me comentaba de su gran dificultad para bajar de peso.  Me explicaba que antes de tener a su bebé podía comer de todo y siempre mantenía la figura.  Me enseñó fotos de ella donde lucía una esbelta talla 4 y con lágrimas en los ojos me dijo “ahora soy talla 10 y nada me queda bien”.  La angustia era evidente.  Algo pasó que ahora ella dice “tengo un metabolismo lento”. También me recuerda al señor diabético que estaba por lo menos 60 libras sobrepeso y que me comentaba “yo era un flaco de esos que come como un cáncer y no engorda”.  Hoy en día ese flaco estaba obeso y se quejaba de tener un “metabolismo lento”.

¿Cuáles son los factores que reducen el metabolismo y lo vuelven un “metabolismo lento”? Eso lo veremos a continuación. Pero, lo más importante es observar las soluciones.  O sea, lo que podemos hacer para recuperar lo máximo de nuestro metabolismo. 

Después de haber trabajado con más de 10,000 personas para ayudarlas a recuperar su metabolismo puedo adelantarles que son varios los factores que reducen el metabolismo. El metabolismo ágil con el que casi todos nacemos puede sufrir daño si no lo cuidamos.  Una vez que ha sufrido daño podría llamársele “metabolismo lento”.  No todo el daño causado al metabolismo es recuperable pero una buena parte sí lo es. Es decir, si no podemos recuperar el 100% del metabolismo de cuando éramos más jóvenes, sí podemos recuperar una parte sustancial aplicando los conocimientos correctos.  Entonces, hay esperanza para todos a cualquier edad.  He visto a una señora de 72 años aplicar los conocimientos correctos para subir su metabolismo y lograr bajar de una talla enorme (talla 22) hasta una elegante talla 10.  Su familia no lo podía creer, la señora antes sólo andaba con la ayuda de un bastón y hoy camina 1 milla, 3 veces en semana, sin ninguna ayuda y llena de energía y entusiasmo.

Existen, por supuesto, algunos “expertos” que insisten en la idea fija y equivocada de que toda persona que esté sobrepeso u obesa es sólo porque consume demasiadas calorías.  Generalmente se aferran a esta idea simplista de que la nutrición es la única área que existe para lograr adelgazar y sentirse bien. Son personas que ciertamente pueden tener buenas intenciones pero seguramente no tienen la habilidad de observar los otros múltiples factores que afectan el metabolismo de una persona.  A veces la necesidad de “estar en lo correcto” de nuestros profesionales de la salud opaca su propia curiosidad y su sentido común.  En mi caso, como era víctima de mi propia obesidad no me podía dar el lujo de cerrarme a esa idea de que sólo pasando hambre y “contando calorías” podía adelgazar.  Mi salud mental y mi autoestima estaban en juego con este tema del metabolismo.     

El “metabolismo lento” no tiene que ser una condena de por vida.  El metabolismo, en gran parte, se puede recuperar si dejamos de hacer aquellas cosas que lo reducen y empezamos a hacer aquellas otras que lo aceleran.